jueves, 13 de mayo de 2010

Desodorante para China

29 Mar, 2010

Ingenieros chinos desarrollan unos cañones de desodorante para eliminar el olor de los vertederos cercanos a la ciudad de Pekín

A nadie le gusta el olor a basura por las mañanas, y esta es precisamente la circunstancia por la cual los residentes de Pekín se han quejado en innumerables ocasiones, debido a la presencia de grandes vertederos en las zonas colindantes de la ciudad. El gobierno local ha dado una solución temporal a este problema mediante la instalación de 100 grandes cañones de desodorante, que pueden literalmente encubrir los malos olores a través de agradables fragancias.
Este sistema ha sido desarrollado por varias empresas chinas en base a tecnologías europeas recientemente patentadas. Como resultado, cada cañón puede rociar galones por minuto de fragancias a través de distancias superiores a los 50 metros. El gobierno chino espera también añadir nuevos sistemas de cubrimiento plástico, para tratar de mantener el hedor en la superficie del vertedero evitando que se escape al entorno urbano, sin embargo todos estos arreglos temporales representan tan sólo a una ciudad de 17 millones de personas, que producen más basura de la que pueden manejar realmente.

cañón de fragancias
El reciclaje se mantiene en un triste 4 por ciento de todos los residuos de Pekín, en comparación con un 25 por ciento de tasa de reciclado de Londres o el 36 por ciento de Nueva York. Un experto en residuos de Pekín comentaba al periódico The Guardian que los vertederos y centros de tratamiento en la ciudad, se llenan por completo en apenas cuatro años, haciendo imposible la eliminación de la basura generada.

La incineración de los residuos hace frente tan sólo al 2 por ciento de los desechos de la ciudad, pero la construcción de nuevas incineradoras se ha topado con una creciente negativa por parte de los ciudadanos de Pekín, los cuales tienen el temor sobre los inconvenientes de tener este tipo de centrales muy cerca de sus lugares de residencia. Es de suponer que están menos preocupados por los cañones de fragancias gigantes, aunque sin duda, sigue quedando patente que la única solución a largo plazo es implementar nuevas tecnologías en reciclado que permita sostener los residuos totales de la ciudad, a través de los últimos avances en ingeniería.


por Antonio Castro en Bioingeniería

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada